10 |

TacaTacas, ¿Cómo y dónde nacieron?

Hay patentes de fútbol de mesa desde 1890 en Reino Unido, Francia y Alemania, en diversas formas y diseños. En 1931 hay patentado en el Reino Unido una mesa de madera, que sí aparecen las siluetas de jugadores de fútbol, así como en 1934 en Estados Unidos hay otra, pero sin jugadores.

Teoría del origen alemán

En Alemania se asegura que el juego fue creado por Broto Wachter, que ya había comercializado un “Fußball” en 1930. La diferencia con los actuales estriba en que todos los objetos eran de madera, incluidas las barras, y los ‘jugadores’ no tenían forma de muñecos.

Teoría del origen suizo

Otra posibilidad es que este juego fue desarrollado en Suiza por un cierto Mr Kicker (la marca subsiste todavía en los países de Europa del este), que con su invención habría empezado la producción y fundado su propia sociedad. Sus Baby-foot han sido vendidos a millares de ejemplares a Suiza, Alemania, Bélgica y a los Países Bajos.

Teoría del origen español

A pesar de haber patentes de fútbol de mesa desde 1890, en España se considera que es un invento español, gracias a la leyenda difundida por el mismo supuesto creador, Alexandre Finisterre, quien dijo ser herido durante uno de los bombardeos de Madrid durante la Guerra Civil Española. Viendo a muchos niños heridos como él en el hospital (por ejemplo incapaces de poder jugar al fútbol), pensó en la idea, inspirándose en el tenis de mesa. Finisterre confía a su amigo Francisco Javier Altuna, un carpintero vasco, la fabricación del primer futbolín español siguiendo sus instrucciones [cita requerida]. Aunque la invención fue patentada en 1937 [cita requerida], Finisterre tuvo que exiliarse a Francia a causa del triunfo franquista en la guerra, perdiendo los papeles de la patente en una tormenta [cita requerida], con lo cual no hay forma de saber cómo era este diseño original ni su forma o medidas. Después de exiliarse en América del Sur, introdujo algunos cambios como las barras de acero [cita requerida], y divulgó el juego por el continente [cita requerida]. El juego se expandió rápidamente por España. Tanto es así que en la década de los 60, cuando Alejandro Finisterre volvió, el juego se había extendido ampliamente, a pesar de que gran parte de esta divulgación se debiera al hecho de que los fabricantes valencianos asumieran el juego como nacional.